LA FOTOGRAFÍA

TRAS LA CAPTURA DE LA IMAGEN PROYECTADA EN LA CÁMARA OSCURA

El fenómeno de la cámara oscura es conocido y descrito desde tiempos remotos, y fue aprovechado, entre otros, por pintores y dibujantes para hacer bocetos. Algunos investigadores se propusieron capturar la imagen que se formaba en esta cámara, pero los que lo lograron enfrentarían el problema de que la imagen se desvanecía después de un corto periodo tras la toma.

 

1826

En los albores del siglo XIX, personajes de distintas nacionalidades experimentaban diferentes métodos para obtener una fotografía. El primero en lograr una imagen duradera fue Joseph-Nicéphore Niépce, en 1826. Titulada Vista desde la ventana en Le Gras,de 16 × 20 cm, le tomó aproximadamente ocho horas de exposición.

 

1829

El francés Jacques-Louis Daguerre, polifacético hombre de teatro y arte, utilizaba la cámara oscura para sus propósitos artísticos. Apenas conoció las indagaciones de Niépce para obtener fotografías, se asoció con este para profundizar sus experimentos, producto de los cuales Niépce logró, en 1829, una nueva imagen que llamó Naturaleza muerta. Sin embargo, se abstuvo de publicar sus descubrimientos, por sugerencia de Daguerre, quien le prometía unos lentes más rápidos que perfeccionarían el proceso.

 

1839

Tras más de diez años de búsquedas y experimentaciones, Daguerre consigue al fin obtener fotografías perdurables, y en julio de 1839 el gobierno francés le paga a él 7.000 francos y 5.000 a Isidoro, hijo de Niépce, por los derechos de su creación, para donarla a la humanidad. En una concurrida audiencia pública en París, el 19 de agosto de 1839, la Academia de Ciencias y Bellas Artes presenta oficialmente el primer método práctico de fotografía.

Daguerre publicó un folleto con las indicaciones del procedimiento y la descripción para obtener un daguerrotipo, nombre dado por él mismo a la placa con la imagen:

- Se toma una placa de cobre pulida y se cubre con plata.
- Se sensibiliza con vapores de yodo para formar yoduro de plata.
- Esta placa, ya sensibilizada, se mete dentro de la cámara y se expone a la luz para capturar la imagen.
- Posteriormente, para desarrollar la imagen, la placa se pone en contacto con vapores de mercurio caliente.
- El mercurio se adhiere a las partes del yoduro de plata afectadas por la luz durante la exposición, ¡lo cual hace que la imagen aparezca sobre la placa!
- Para fijar dicha imagen, se sumerge en hiposulfito de sodio y se lava con agua destilada.
- Como resultado, se obtiene una imagen positiva, que debe ser cubierta con un vidrio y sellada, para evitar la abrasión y la oxidación.


El sujeto debía permanecer inmóvil hasta por 20 minutos a pleno sol, para el fotógrafo poder obtener un daguerrotipo; se tuvieron que diseñar sillas y mecanismos que permitieran inmovilizar a los retratados. El daguerrotipo se esparció por el mundo y ganó popularidad rápidamente; en 1850 ya había en Nueva York más de medio centenar de estudios dedicados a hacer daguerrotipos. Aquel que deseara adquirir el equipo, cuyo peso era de más de 50 kg, tenía que pagar por este unos 40 millones de pesos de los de hoy, y quienes se hacían retratar pagaban importantes sumas de dinero (unos dos millones de pesos actuales) por uno de ellos. El daguerrotipo tuvo su época de gloria por dos décadas

 

1841

Al tiempo que Daguerre obtenía réditos económicos de su invención, el inglés William Fox Talbot caminaba en otra dirección que le permitiría a la fotografía su verdadera dimensión. En agosto de 1835, Talbot consigue una fotografía que llamó Ventana en la Galería del Sur de Lacock Abbey, obtenida con un negativo fotográfico. En reacción al anuncio del daguerrotipo por la Academia francesa, Talbot presenta sus descubrimientos ante la sociedad de científicos ingleses, y en 1841 patentó el calotipo, procedimiento que daba como primer resultado una imagen negativa, que tenía la ventaja sobre el daguerrotipo de permitir obtener múltiples copias fotográficas. Los historiadores llaman la atención sobre la frase que pronunció al desarrollar su método: “Descubrí cómo fijar una sombra”.

 

1851

Frederick Scott Archer, escultor Inglés, desarrolló el colodión húmedo, en 1851. Usando una solución viscosa de colodión, recubría un cristal con sales de plata sensibles a la luz. Esta placa daba un negativo más estable y una imagen más detallada, y requería menor tiempo de exposición; con el inconveniente de que las placas tenían que prepararse minutos antes de la exposición y ser reveladas aún húmedas, las fotografías solo se podían tomar en estudio, o se tenía que cargar, además de la cámara, un pesado y engorroso cuarto oscuro. El colodión reemplazó el daguerrotipo y tuvo vigencia hasta 1880.

 

1878

El fotógrafo británico Charles E. Bennett creó el negativo de vidrio con emulsión de gelatina seca y de bromuro de plata, en 1878. Estas placas secas tenían la gran ventaja de que podían almacenarse durante un periodo antes y después de la exposición, lo que hacía innecesarios los cuartos oscuros portátiles, y se podía delegar el revelado a un técnico. Los avances en los lentes, cada vez más luminosos, y en las emulsiones fotoquímicas, mucho más sensibles, permitirían tomar fotografías con la cámara en la mano.

 

1884

El norteamericano George Eastman fabricó la primera película sobre una base flexible, en 1884, que reemplazaría la placa tradicional. En 1888, Eastman lanzó al mercado una cámara con el eslogan “Usted apriete el botón, nosotros haremos el resto” (así nace la Kodak), dotada con un rollo de película de 15 metros de largo, para tomar 100 fotografías. Una vez tomadas las fotos, el propietario regresaba la cámara completa al laboratorio para que le revelara el negativo e imprimiera las copias, y el laboratorio se la devolvía al usuario con un nuevo carrete de película virgen.

Hasta Eastman, la fotografía era una práctica y un oficio solo para iniciados. Los productos de Kodak y su distribución mundial pusieron todo el complejo dispositivo de esta técnica al alcance del ciudadano del común, y permitieron que cualquier persona se convirtiera en fotógrafo aficionado y se lanzara a fotografiar su mundo. Gracias a ello, hoy las fotografías familiares nos brindan un detallado retrato del último siglo y medio de nuestra historia.