LA MADRE LAURA

La Madre Laura Montoya (hoy santa Laura), al internarse en las selvas de Antioquia, a principios del siglo XX, a muchas jornadas de viaje desde Medellín, llevó consigo no solo una cámara fotográfica, sino que también empacó elementos, fórmulas y químicos para procesar sus películas y obtener copias en papel de sus fotografías. Este particular interés en la técnica fotográfica por parte de una monja misionera en apartadas comunidades indígenas, cuando la fotografía era una rareza aun en las ciudades, lo testimonia el siguiente fragmento de una carta a su hermana Carmelita:

“Recibí las cosas de fotografía: el papel esplendido pero los baños pésimos; por una parte vinieron húmedos por el mal empaque pues la cajita llegó estripada y hasta parecía que hubieran sacado un paquetico. Natural, los baños oxidados y los que no se mojaron, son malísimos. No pude sacar un buen retrato. Sí saque una tandita, de los cuales te mando una muestra; pero con un poquito de desarrollador negro que tenía.

Me he convencido que XOXOXO es sólo un negociante de sus artículos, pues con sus fórmulas sólo he hecho disparates, pero sí creo que ya cogí la clave y que de ahora en adelante no perderé más útiles; esto gracias a unos días que vi trabajar al hermano Daniel quien aprendió muy bien con Meza. Voy a ver si él me da las fórmulas que usa para los baños y entonces más bien conseguimos las sustancias.

Abrazos a todas y a los Padres Henao y Ríos que los invitamos a la fiesta, que se vengas para que conozcan qué cosa es un noviciado en el monte. Si vieras cómo está hermosa la Capilla y la casita en general.”

Medellín, 1949. La Madre Laura en su lecho de enferma. Fotógrafo: Por identificar, Propietario: Nelson Augusto Restrepo Restrepo. Archivo: viztaz.org


La Madre Laura y compañeros. Fotógrafo: Por identificar, Propietario: Nelson Augusto Restrepo Restrepo. Archivo: viztaz.org



1939. La Madre Laura en El Cuchillón, con Adelaida, Jaime y Benjamín. Fotógrafo por identificar. Archivo: Misioneras de la Madre Laura