CÁMARAS DE ROLLO 120 PARA PROFESIONALES

Una constante en la evolución de las cámaras fotográficas ha consistido en hacerlas más pequeñas, prácticas y funcionales, sin que ello comprometa la calidad de la imagen. Así, cuando los avances en las películas fotográficas permitieron que con un negativo de 6 × 6 cm se lograran ampliaciones similares en calidad a las de las grandes cámaras que utilizaban película plana de 10 × 12,5 cm, se fabricó la cámara para el rollo 120 (también conocida como de medio formato), de menor tamaño y más funcional.

De este tipo de cámara, que surgió en las primeras décadas del siglo XX (aún se producen), los fabricantes lanzaron al mercado muchos modelos, tanto para aficionados como para profesionales, pero todos tenían en común el uso del rollo 120. Este es una película cuyo ancho es de 6 cm y viene adaptado para cargar la cámara a plena luz del día (lo que daba autonomía y movilidad al fotógrafo). De este rollo de película, con los modelos de cámara más populares, se obtenían 12 fotografías de 6 × 6 cm.

El menor tamaño y peso de las cámaras de rollo 120 era una ventaja apreciable sobre las de gran formato, además de que permitían tomar varias fotografías en secuencia, obviando el engorroso y lento procedimiento de cambio de placa, propio de las cámaras grandes. Entre muchos otros complementos, el equipo 120 incluye visores, lentes intercambiables, motores de arrastre de la película, la opción de varios respaldos con diferentes tipos de película (color, blanco y negro, diapositiva), e incluso permitía hacer pruebas de polaroid.

Las cámaras de medio formato lograron no ser desplazadas por los equipos de rollo 135, con los que convivieron a pesar de ser estos más pequeños, prácticos y funcionales, en parte porque el mayor tamaño del 120 frente al 135 permitía que se obtuvieran imágenes y ampliaciones que fascinaban a muchos fotógrafos.

A la hora de hacer retratos o fotografía de productos en el estudio, estas cámaras eran una alternativa bastante práctica e igual se comportaban muy bien para fotografía en exteriores de reporterismo, arquitectura u otros encargos.

En 1969, cuando debieron escoger la cámara para tomar las fotos de los primeros pasos del hombre en la Luna, la NASA se decidió por la Hasemblad, con su rollo 120.


Construcción de túneles en Riogrande II, 1989. Fotógrafo: Oscar Botero. Archivo: viztaz.org


Maqueta del sistema metro, 1984. Fotógrafo: Oscar Botero. Archivo: viztaz.org

Vuelta a Colombia, 1970. Fotógrafo: Horacio Gil Ochoa. Archivo Fotográfico Biblioteca Pública Piloto.

Publicidad en carro distribuidor de gaseosa, 1954. Fotógrafo: Digar. Archivo Fotográfico Biblioteca Pública Piloto.

Lote donde se construiría el Edificio Inteligente y Plaza Mayor, 1990. Fotógrafo: Oscar Botero Archivo: viztaz.org

Fotografía para publicitar el sistema beeper, 1988. Fotógrafo: Oscar Botero. Archivo: viztaz.org

Medellín 1985. Teatro Metropolitano en construcción, se puede notar la ausencia del Edificio Inteligente y Plaza Mayor. Fotógrafo: Oscar Botero. Archivo: viztaz.org

Construcción del metro en el Parque Berrío, 1988. Fotógrafo: Oscar Botero. Archivo: viztaz.org